MENSAJE DE
ZENNSTRÖM PHILANTHROPIES

Pocos pueden dudar sobre el reto que representa el cambio climático no solo para las futuras generaciones, si no para la presente. México ha sido una de las primeras economías emergentes en reconocer este problema y mostrar corresponsabilidad al publicar la Ley General de Cambio Climático.

Cada vez resulta más evidente que transitar hacia una economía baja en carbono ofrecerá retos y oportunidades a los países. La aparición de nuevas tecnologías en el mercado presenta diferentes maneras de producir y consumir, que a la vez se convierten en alternativas de crecimiento económico más equitativas.

El presente trabajo es resultado de un esfuerzo colaborativo que aprovecha las capacidades existentes en México. Funcionarios públicos, financiadores (tanto filantrópicos como con fines de lucro), sociedad civil, empresarios, investigadores, y emprendedores en tecnologías limpias, han contribuido a esbozar una hoja de ruta para un crecimiento más sustentable desde la premisa de la ecoinnovación. Aprovechar los recursos naturales de México y las capacidades de su población implica apostar por sus emprendedores. Es en este sector donde pueden gestarse nuevas formas para detonar el crecimiento económico y a la vez reducir el impacto en sus recursos naturales.

Para que esto suceda, en nuestra experiencia, el gobierno tiene un papel fundamental. A través de políticas decisivas se puede ayudar a generar un mercado que impulse tanto la innovación como la inversión. Al apoyar la colaboración entre universidades y empresas se pueden acelerar soluciones que se coloquen en los mercados internacionales. Y, al promover sistemas financieros que fomenten el desarrollo de tecnologías limpias a lo largo de toda su cadena de valor, se pueden multiplicar los empleos permanentes en la economía.

Análogo a este proyecto, que logró juntar y coordinar las mentes de un consorcio de organizaciones, poner en práctica las recomendaciones requerirá del trabajo conjunto y coordinado de visionarios de todos los sectores del país. Al hacerlo, México puede posicionarse como un actor de avanzada en este nuevo y creciente mercado internacional, ofreciendo un futuro más limpio y prometedor para su gente.

 

Allison Robertshaw
Directora de Zennström Philanthropies